Cómo funciona una impresora 3D

Cómo funciona una impresora 3D

Aunque conozcan los resultados, pocas personas saben cómo funciona una impresora 3D.

Uno de los avances tecnológicos más impresionantes hasta ahora, fue el invento de las impresoras 3D. No es de extrañar, puesto que estas maravillas de la tecnología logran imprimir desde modelos a escala de estructuras intrincadas, engranajes y piezas, hasta juguetes de una sola pieza.

Las impresoras 3D trabajan produciendo un diseño creado dentro del ordenador y lo pasan a un modelo físico. Por ejemplo, si utilizamos el AutoCAD para generar un diseño de una estructura, digamos de un edificio, podremos utilizar la impresora 3D para obtener físicamente ese diseño que acabamos de hacer.

Para imprimir, se utilizan materiales como nylon y algunos metales; existen alrededor de 100 materiales diferentes que se pueden usar para imprimir objetos en 3 dimensiones.

El proceso es bastante sencillo y se le ha llamado “Tecnología de Extrusión”. Esto consiste en inyectar, de forma derretida, la sustancia que utilizaremos como materia prima por una abertura. Poco a poco la impresora va creando capas una sobre otra, dependiendo de las coordenadas que le dé el modelo 3D que hemos creado; la máquina se alimenta directamente de los hilos de nuestra materia prima (se venden en una especie de bobina) calentándola a temperaturas mayores de 200°C para colocarlo de la manera deseada al estilo de una pistola de pegamento.

Tipos de impresoras 3D

  • Las Impresoras 3D de Adición son las que hemos explicado anteriormente; inyectan el material para imprimir el diseño creado por capas, derritiéndolo.
  • Las Impresoras 3D de Compactación son otro tipo que trabaja con una masa de polvo que se compacta por capas del mismo modo que la anterior. Dentro de este tipo de impresoras 3D también hay 2 subtipos:
    • Las que utilizan tinta aglomeran el polvo para compactarlo y luego lo colorean con las diferentes tintas que tienen disponibles en su arsenal.
    • Las que imprimen a laser polimerizan el polvo y luego lo sumergen en un líquido para que se solidifique; de esta manera logramos obtener nuestra figura impresa.

Esta tecnología está desarrollándose para poder fabricar impresoras 3D asequibles para cualquier bolsillo; aunque los más habilidosos pueden empezar a crearse su propia máquina descargando el hardware libre desde internet y comprando el kit de montaje que normalmente no supera los 500€. Por ahora, las maquinas ya ensambladas y listas para su venta cuestan un mínimo de 1.200€. Al parecer tendremos que esperar un poco para que puedan bajar de precio.

Con estas impresoras podemos hacer cualquier cosa que se nos ocurra: maquetas, componentes y piezas, alimentos, órganos humanos, prótesis, etc… No hay nada que estas impresoras no puedan crear. Si lo puedes imaginar, podrás imprimirlo; solo dale un poco de tiempo a que la tecnología termine de asentarse y desarrollarse completamente.

Y no te lo vas a creer, hay impresoras de tamaños colosales que pueden imprimir edificios completos con el mobiliario incluido; la NASA quiere lanzar una impresora 3D a la Estación Internacional Espacial para que se puedan fabricar piezas en el espacio. Lo que todavía están revisando es cómo hacerlo con la falta de gravedad.

Video sobre el funcionamiento de una impresora 3D

¿Alguien por ahí que haya visto como funciona una impresora 3D? Debe ser impresionante, nunca mejor dicho.