Cómo saber si el glucómetro funciona bien

Los medidores de glucosa en sangre o glucómetros son dispositivos que se utilizan habitualmente cuando una persona tiene diabetes para mantener sus niveles de azúcar en sangre bajo control todos los días. Para obtener una lectura precisa, es importante calibrar su medidor de glucosa en sangre. Calibrar un glucómetro es básicamente asegurarse de que el medidor tenga el código correcto para que coincida con las tiras reactivas. Algunos glucómetros vienen codificados o se codifican automáticamente, otros, por ejemplo, necesitan ser codificados o calibrados manualmente.

  1. Encienda el medidor. Si su medidor de glucosa requiere insertar una tira reactiva a la vez, lo más probable es que deba calibrarse manualmente. El medidor se puede encender insertando una tira reactiva. Insértelo hasta el límite sin doblarlo.
  2. Cuidado con los números codificados. Cuando se enciende el medidor o se enciende la pantalla, aparecerá un número de código, si ha usado el medidor antes. Si es un medidor nuevo, en lugar de un número de código, habrá guiones o estrellas (según la marca y el modelo de su medidor). Debe ingresar el número de código para calibrar el medidor.
  3. Mire la etiqueta del frasco de tiras reactivas. El frasco de tiras reactivas tiene un número de código en negrita. Este es el número que debe ingresar en el medidor. Introduce el número. Una vez que tenga el número correcto, presione el botón de confirmación en el medidor de glucosa.

¿Qué ventajas ofrece frente a otros sistemas?

El tratamiento de la diabetes está dirigido a mejorar la calidad de vida de quienes la padecen. Siempre mantenemos que todas las personas con diabetes pueden llevar una vida normal, pero eso no significa que no deban adaptarse a una situación que implica ciertas rutinas y mucha disciplina. Por ello, los esfuerzos de muchos investigadores se centran en mejorar su gestión y autocontrol.

En este sentido, los sistemas de medición no punzantes buscan eliminar los posibles obstáculos de los sistemas de medición tradicionales, y aportar más independencia a la hora de controlar la diabetes. Esto no quiere decir que se deban abandonar los controles capilares, ya que pueden ser necesarios en determinados momentos (en casos de alta variabilidad glucémica, o para confirmar hiper o hipoglucemia), pero sí mucho más fácil y menos invasivo de medir. .

Jorge Renteiro
Últimas entradas de Jorge Renteiro (ver todo)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *